Home > Coronavirus > Las Fundaciones Tutelares analizan claves para el equilibrio emocional y la prevención sanitaria durante la desescalada

La Asociación Española de Fundaciones Tutelares (AEFT) reunió este jueves a profesionales de las diferentes entidades de su red para adquirir herramientas y conocer claves para afrontar la desescalada.

Para ello, la AEFT contó Rosa Mena (Plena inclusión Andalucía), Àngels Ponce (terapeuta familiar especializada en discapacidad y mindfulness) y Miriam Alía, enfermera y referente de epidemias y referente médico de la misión COVID-19 en Madrid (Médicos Sin Fronteras).

Por su parte, Àngels Ponce habló de la importancia del autocuidado de los equipos profesionales, especialmente en esta situación generada por la pandemia del COVID-19 en la que “podemos caer en el síndrome del ‘cuidador quemado’ porque el coronavirus ha generado en cada persona un estado emocional vinculado a su realidad, su situación personal y las circunstancias que hayamos vivido. Además, nuestro trabajo nos lleva a acompañar a personas con discapacidad intelectual que también tienen su paisaje emocional y ambas realidades entran en juego. En este sentido, el instrumento para acompañar es el profesional y debe cuidar de sí, porque va a entrar en resonancia con la otra persona,” explicó Ponce. 

Asimismo, la experta en familia y discapacidad indicó algunas claves para favorecer el autocuidado de profesionales y el apoyo a las personas, que se inician por reconocer las emociones y sentimientos, ya que “no demos huir ni hacer ver que no pasa nada, porque esa es la tendencia natural que tenemos todas las personas, de hecho, hay profesionales que están solicitando bajas por el miedo a volver a trabajar. Lo que debemos hacer es reconocer la emoción, validarla y ver la utilidad que tiene,” aseguró Ponce.

Además del reconocimiento de los sentimientos en los propios equipos profesionales, también introdujo la necesidad de buscar apoyo, ya que “estamos en una situación de estrés emocional por lo que debemos buscar nuestro apoyo trabajando, que probablemente se encuentre en nuestro propio equipo” aseguró, para acabar indicando la necesidad de tener en cuenta esta realidad dentro de las propias empresas y organizaciones, ya que “está claro que el manejo de las emociones ahora, en este momento de volver al trabajo con el coronavirus, y manejar esta situación de estrés, deberían de ser prioridades,” concluyó.

Seminario interno sobre gestión emocional y prevención durante la desescalada #COVID19

Grabación del seminario online sobre gestión emocional y prevención durante la desescalada organizado por la Asociación Española de Fundaciones Tutelares, a …

Vídeo íntegro del seminario

Rosa Mena fue la encargada de mostrar una de esas herramientas puesta en práctica, la creación de grupos de apoyo en Plena inclusión Andalucía, un total de siete grupos formados por personas con discapacidad intelectual, familiares y profesionales que tienen como objetivo escucharse y compartir, ya que “se trata de poder escuchar las necesidades que viven y paliar las consecuencias que está teniendo el coronavirus en la salud mental, ofreciéndoles herramientas que sirvan para sobrellevar la situación,” explicó. 

Estas sesiones, que están conducidas por psicólogas, sirven para poder entender qué está sucediendo y porqué se sienten de una determinada manera “esto ayuda a tener tranquilidad, entendiendo que son reacciones normales ante la situación que estamos viviendo,” explicó.

Estos grupos, que surgieron como demanda de las familias y personas apoyadas por la red de la federación andaluza, han servido para algo más, y es que “se han generado apoyos naturales entre las personas que participan, se han creado grupos de whatsapp, se llaman y hablan, porque hay familias que se sienten muy identificadas las unas con las otras, por lo que se relacionan y apoyan sin la intermediación de las entidades o los profesionales,” finalizó. 

Por último, Miriam Alía pudo compartir su experiencia como referente médico de MSF para la misión de COVID-19 en Madrid, resolviendo dudas y ofreciendo consejos para enfrentar la desescalada de una manera segura y sin miedo, tanto para los equipos profesionales, como para las personas apoyadas. 

Alía explicó que, aunque la situación es cambiante, existen claves que pueden ayudar a proteger a los equipos profesionales, así como a las personas a las que prestan apoyos y prevenir el contagio. En este sentido explicó que “el coronavirus no se transmite por el aire, se transmite por microgotas, es decir, que la distancia física entorno a dos metros es suficiente para no contagiarse. También se transmite por superficies contaminadas en el entorno de una persona contagiosa, por lo que debemos evitar tocar esas superficies y tocarnos la cara y, sobre todo, lavarnos bien las manos con agua y jabón”. Alía indicó que estas medidas de prevención básicas son esenciales para que no aumente la posibilidad de contagios, ya que “no podemos hacer test todos los días a todo el mundo, entonces lo que tenemos que hacer es disminuir el riesgo,” lo que se traduce en mantener la distancia mínima y una buena higiene respiratoria y de manos.

A estas claves le sumó la necesidad de prestar atención a los síntomas (problemas respiratorios, diarrea, pérdida de gusto u olfato, etc.), de generar protocolos de derivación a atención primaria en caso de detectarlos y de contar con un espacio para poder aislar a la persona en caso de que conviva con otras.

Por último, la experta puso el acento en algunas situaciones sobre las que se debe estar alerta, como el aislamiento injustificado, ya que “las cuarentenas son 14 días, no se puede tener a la gente encerrada en una habitación sin ningún síntoma y sin ningún criterio de gravedad durante semanas,” criticó para añadir la necesidad de cuidar el lenguaje ya que “a veces utilizamos términos que estigmatizan a los enfermos, como zona limpia y zona sucia, los pacientes no están sucios, están enfermos. Por otro lado, distancia social no es un término científico y es estigmatizante y siempre va a afectar a los más vulnerables: personas que tienen una patología de base, que viven en residencias o instituciones, etc., y siempre son los que se quedan detrás,” aseguró.

Este seminario forma parete de un conjunto de acciones vinculadas al programa de fortalecimiento de la AEFT, realizado gracias al apoyo de las subvenciones con cargo al 0,7% del IRPF. 

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*