Home > pretutela > “Las familias serán un aporte fundamental de información y de apoyo para conocer los deseos y preferencias de las personas”

ENTREVISTA

PREGUNTA: ¿Qué es la pretutela y cómo se enmarca en los servicios que ofrecen las Fundaciones Tutelares?

RESPUESTA: La pretutela es un servicio que como tal es relativamente reciente, aunque muchas entidades tutelares ya veníamos realizando acciones relacionadas con el mismo desde hace muchos años.

El Servicio de Pretutela en principio es la puerta de entrada a la entidad tutelar de cualquier tipo de demanda relacionada con ejercer alguna de las figuras de guarda judicialmente encomendadas, en el momento presente o en el futuro. Este servicio nace, en la mayoría de las entidades, con la intención de dar una solución de confianza a aquellas familias que apoyaban a una persona con discapacidad intelectual, y que no podían continuar con esa labor en el futuro al no tener asegurado el entorno familiar.

Esta solución de confianza estaba orientada a la familia como protagonista principal, ya que la ley establecía que los progenitores con patria potestad rehabilitada podían designar un futuro tutor en documento público.

El Servicio de Pretutela lo que pretende, por tanto, es generar un compromiso de futuro por el cual la entidad tutelar sea quien se ocupe de prestar los apoyos necesarios cuando la vía familiar esté agotada. Una vez generado este compromiso, que se realiza mayoritariamente con los familiares de la persona con discapacidad, desde la entidad se llevan a cabo una serie de acciones de seguimiento con la familia, encaminadas a preparar el momento en que se tenga que dar el relevo, consiguiendo así una más fácil y mejor transición del entorno familiar al de la entidad tutelar.

P: ¿Qué va a suceder con la pretutela y cómo se adaptará a la reforma legal?

R: El primer cambio al que la reforma legal nos va a obligar sin ninguna duda es a cambiar el foco de la persona protagonista, que estaba puesto en los familiares cuidadores y ahora pasará a estar en la persona con discapacidad.

El mencionado compromiso habrá que generarlo con la persona con discapacidad, al menos con su consentimiento, y esto será algo ineludible, porque lo que la reforma en todos sus aspectos pretende es que las personas con discapacidad sean dueñas y ejerzan sus derechos con los apoyos necesarios, pero como ellas consideren, teniendo en cuenta, en todo momento, sus deseos, valores y preferencias.

Las entidades tenemos que evolucionar y ser capaces de transmitir a las personas con discapacidad qué es una entidad tutelar, en qué consiste la posibilidad de formalizar un compromiso con una entidad tutelar y qué supone, para poder continuar dando  este servicio con calidad y garantías de éxito.

P: Ahora que las personas tendrán un papel protagonista en la toma de decisiones, ¿Qué papel tendrán las familias en los procesos de pretutela?

R: No nos podemos olvidar de las familias que han sido y son, desde la perspectiva de este servicio, un apoyo fundamental para aquellas personas con discapacidad que cuentan con ellas, y por tanto, tenemos que tener claro qué papel van a representar a partir de ahora.

Lo que nos planteamos en las entidades de la AEFT es que el compromiso de futuro cuente también con el visto bueno de la familia, no siendo obligatorio. Deberíamos ser capaces de que todas las partes estén de acuerdo. En caso de no ser así, prevalecerá el deseo de la persona con discapacidad que es quien, como decía antes, tiene el protagonismo de su vida.

Este cambio de enfoque en nuestro servicio de Pretutelas en lo que a las familias se refiere, requiere de un trabajo mucho más laborioso que deberíamos llevar a cabo en colaboración con las entidades de familias de personas con discapacidad (Plena inclusión), para informar y sensibilizar a las familias de personas con discapacidad intelectual de los cambios legislativos y lo que estos suponen.

Desde las entidades tutelares tenemos la responsabilidad de apoyar a todas las familias con las que tenemos generado un compromiso de futuro ya con todos los cambios que se avecinan para que esta transición sea lo más llevadera posible y que no genere intranquilidad, ya que a pesar de todo el objetivo del servicio de pretutelas sigue siendo el de dar una solución futura de confianza, en este caso a las personas con discapacidad intelectual y también a sus familias.

P: ¿Y en el caso de las personas con grandes necesidades de apoyo?

R: En este sentido, las familias serán un aporte fundamental de información y de apoyo para conocer los deseos y preferencias de las personas, así como otros prestadores de apoyos que puedan existir, con el objeto de que cuando formalicemos ese compromiso la voluntad de la persona esté representada en la mayor medida posible.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*