Home > Sin categoría > Aumenta el número de casos de violencias machistas identificados por las Fundaciones Tutelares
  • El aumento de casos de violencias de género puede indicar tanto una mayor incidencia como una mayor atención al problema y concienciación por parte de profesionales y mujeres apoyadas

Madrid.- 25 de noviembre de 2021. Según el último informe de seguimiento del compromiso de igualdad de género publicado por la Asociación Española de Fundaciones Tutelares (AEFT), al que están adscritas el 50% de sus entidades, en el año 2020 se identificó que 43 mujeres habían sufrido algún tipo de violencia, lo que supone un aumento de 5 casos con respecto al año anterior.

En este sentido, y como ya se señaló en el Informe correspondiente al año 2019, se observa un aumento paulatino de los casos de violencias de género identificados por las entidades, lo que puede indicar tanto una mayor incidencia de casos como una mayor atención al problema y una mayor concienciación de profesionales y mujeres apoyadas sobre la importancia de reportar los casos. En este sentido, “es importante señalar que todos los casos anteriormente señalados fueron identificados por tan solo 8 entidades y, más importante aún, es resaltar que el 61,8% de los casos identificados se concentran en tan solo dos entidades“, explican en el informe.

FORMAS DE VIOLENCIAS Y PERSONAS AGRESORAS

Según este informe, las formas de violencia más frecuentes fueron la verbal, experimentada por un 62% de las mujeres que han sufrido violencia, seguida de la psicológica (35%). La violencia económica y la física fueron sufridas por el 15% respectivamente y un 12% identificó haber experimentado otros tipos de violencia.

En cuanto a la relación de las mujeres con la persona agresora, la AEFT identifica que un 44,1% sufrió violencia por parte de su pareja varón, seguido por “Otros hombres no incluidos en la clasificación” (23,5%) y por sus hermanas (11,8%). Asimismo, no se identificaron casos de violencia ejercida por padres (varones), parejas mujeres, profesionales hombres de otros recursos, ni por hombres o mujeres de la esfera laboral, otras variables tenidas en cuenta en el estudio.

IDENTIFICACIÓN Y DENUNCIA DE LOS CASOS

Sobre quién identifica los casos, un 62% fueron identificados por la propia entidad de apoyo al ejercicio de la capacidad jurídica (Fundaciones Tutelares), un 12% por otros recursos y servicios y un 12% por las propias mujeres, no constando datos sobre el porcentaje restante. Con respecto al año anterior, se observan ciertas diferencias ya que, en 2019, el 72,4% de los casos fueron identificados por las entidades y el 27,6% restante por las propias mujeres. En este sentido “la situación de pandemia puede haber influido en estas diferencias”, indican desde la organización.

Sobre la denuncia de los casos, se denunciaron el 35%, de los cuales en el 70% se inició un proceso judicial, pero solamente ha habido una sentencia firme, ya que el resto de los casos siguen a la espera de resolución. En el año anterior, se denunció el 21% de los casos, todos ellos fueron judicializados y 2 supusieron una condena al agresor.

MUJERES CON DISCAPACIDAD Y VIOLENCIAS MACHISTAS

La literatura especializada sobre la materia, así como las fuentes estadísticas oficiales muestran cómo la intersección entre discapacidad y género agrava la discriminación que sufren las mujeres con discapacidad en todos los ámbitos (económico, laboral, sanitario, social, etc.).

Esta realidad también se observa en el caso de la violencia de género, donde las mujeres con discapacidad no solamente sufren más violencia que las mujeres sin discapacidad, sino que esta también tiene repercusiones más graves.

Así lo expone la Macroencuesta de Violencia de Género 2019 del Ministerio de Igualdad, la prevalencia de la violencia en la pareja a lo largo de la vida entre las mujeres con discapacidad acreditada es mayor que entre las mujeres sin discapacidad. En este sentido destaca que el 20,7% de las mujeres con discapacidad acreditada ha sufrido violencia física o sexual de alguna pareja, frente al 13,8% de las mujeres sin discapacidad acreditada. Lo mismo sucede con la violencia en la pareja, en este caso el 40,4% de las mujeres con discapacidad acreditada ha sufrido este tipo de violencia frente al 31,9% de las mujeres sin discapacidad acreditada.

Estos datos, así como los relativos a las mujeres apoyadas por las entidades de la red de la AEFT, hacen que la organización “ponga el foco en integrar la igualdad de oportunidades como principio básico y transversal, incorporando la perspectiva de género como forma de entender la realidad y adoptando una postura activa y crítica que contribuya a reducir la desigualdad de género también en el ámbito de la discapacidad”, explican. Por ello, además de dar seguimiento a sus medidas de igualdad, se suman al manifiesto del CERMI para el 25 de noviembre, así como a la denuncia contra la violencia machista impulsada por el movimiento social de la discapacidad intelectual impulsado por Plena inclusión.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*