SOMOS INVISIBLES

En pleno Siglo XXI las personas con discapacidad intelectual y del desarrollo, con la capacidad modificada jurídicamente no siempre pueden tomar sus propias decisiones. Las Fundaciones Tutelares trabajamos para que cada persona que acompañamos tenga los apoyos necesarios para poder tomar esas decisiones.

Actualmente somos 220 profesionales, 243 miembros de patronato y 680 personas Voluntarias Tutelares adheridos a 27 entidades miembro la Asociación Española de Fundaciones Tutelares, que día a día nos esforzamos para que las más de 2.700 personas que apoyamos cumplan con sus proyectos de vida y sean ciudadanas de pleno derecho.

SOMOS NECESARIAS

Las Fundaciones Tutelares trabajamos defendiendo los derechos de las personas a las que apoyamos, intentado contribuir a que tengan proyectos de vida plenos en función de sus deseos y necesidades. Pero, su situación económica, laboral, personal, etc, no siempre facilita su inclusión.

57%

Brecha económica

Un 57% de las personas que apoyamos tiene ingresos anuales por debajo de los 10.000€, esto dificulta su acceso a muchos bienes y servicios, aumentando la brecha económica que distancia a las personas con discapacidad intelectual y del desarrollo.

56%

Brecha social

En muchas ocasiones, la falta de recursos impide que las personas con discapacidad intelectual y del desarrollo accedan a viviendas independientes u otros recursos más individualizados e inclusivos. Un 56% de las personas apoyadas por las Fundaciones Tutelares vive en residencias.

18%

Brecha laboral

Solo el 18% de las personas que apoyamos tiene acceso a empleo ordinario, la ocupación de la gran mayoría son los Centros Especiales de Empleo, Centros Ocupacionales y Centros de Día.

Tres personas que luchan por sus derechos

Las Fundaciones Tutelares trabajamos, incansablemente, para que sean ciudadanas de pleno derecho, apoyándolas en la toma de decisiones y fomentando que sean las protagonistas de sus vidas.

Lola
Soy la dueña de mi vida

Lola soñaba con jubilarse y mudarse a Bilbao para estar más cerca de sus amigos, apuntarse a nuevas actividades y disfrutar de los paseos por el centro de la ciudad.

Joaquina
Yo decido lo que hago cada día

Joaquina vivía en la calle con su hijo, ahora tanto ella como él reciben los apoyos que necesitan. Ella comparte piso, estudia y sueña con trabajar.

Gerardo
Nunca es tarde en esta vida

Gerardo estuvo a punto de perderlo todo, casa, trabajo, etc. Ahora ha superado su adicción al alcohol y con mucho esfuerzo y el apoyo de la Fundación, conserva la casa de sus padres que, por fin, está a su nombre.

SOMOS IMPARABLES

Somos 27 entidades, sin ánimo de lucro –distribuidas a nivel nacional– especializadas en el ejercicio de la tutela desde hace 30 años. Prestamos el servicio y ayuda necesaria e indispensables para apoyar, supervisar y complementar la capacidad jurídica de las personas tuteladas.

Con la colaboración de

Con el apoyo de Grupo AMÁS