Home > Asociación > Fundaciones Tutelares comparten buenas prácticas en una jornada sobre «Capacidad jurídica» organizada por FEAPS
  • La Confederación Española de Organizaciones en favor de Personas con Discapacidad Intelectual (FEAPS), con la colaboración de la Asociación Española de Fundaciones Tutelares (AEFT), celebró ayer en Madrid una jornada sobre la capacidad jurídica de las personas con discapacidad intelectual
  • Entre los temas más relevantes de los que se trataron, destaca la importancia de la adecuación de un sistema de apoyos ajustado a las necesidades de cada una de las personas con discapacidad intelectual que pasen por el proceso de modificación

En la jornada, titulada «Capacidad jurídica: Buenas prácticas en el apoyo a la toma de decisiones», Milagros Moreno, Secretaria General de la AEFT, incidió en la falta de cumplimiento de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad en el ordenamiento jurídico Español. Especialmente en lo relativo a la capacidad jurídica de las personas; recogida en su artículo 12.

Dicho artículo versa sobre el “igual reconocimiento como persona ante la ley” de los ciudadanos con discapacidad e insta a los Estados parte a adoptar “las medidas pertinentes para proporcionar acceso a las personas con discapacidad al apoyo que puedan necesitar en el ejercicio de su capacidad jurídica”.

En este aspecto, la jornada contó con el testimonio de José Manuel Hernández, persona con discapacidad intelectual apoyada por la Fundación Tutelar FUTUDÍS. Durante su exposición, Hernández explicó cómo fue su proceso de modificación de la capacidad y cómo llegó hasta él. Tras la muerte de su abuela, que era con la que vivía, dijo, se sintió “indefenso” y su vida cambió radicalmente. Una serie de circunstancias y decisiones de las que se arrepiente le llevaron a dejar su trabajo y, con ello, a no poder afrontar algunos pagos.

Ante esta situación, una organización de intermediación laboral de personas con discapacidad solicitó su modificación de la capacidad, un proceso en el que no se sintió ni acompañado ni informado, pero de cuyo resultado sí está satisfecho.

“Ahora vivo mejor, no tengo que preocuparme de no tomar decisiones erróneas”, explicó Hernández, quien se siente arropado por Futudís; entidad que se ha hecho cargo de su tutela tras la sentencia del juez.

Además de la experiencia de José Manuel, la jornada también contó con la participación de Vanesa Bertolín, mediante su ponencia «Mi camino hacia una vida Plena». Vanesa, que está apoyada por SOM – Fundació Catalana Tutelar Aspanias habló sobre cómo, con los apoyos precisos y  con el tiempo necesario para su evolución ha ido recuperando su capacidad jurídica.

La Fundación Tutelar FUTUDIS y som fundació catalana tutela Aspania son dos de las 25 entidades que componen la Asociación Española de Fundaciones Tutelares (AEFT).

Además de los testimonios de José Manuel y Vanesa, los asistentes también pudieron escuchar las buenas prácticas en materia de capacidad jurídica expuestas por la asociación de la República Checa QUIPFundación Tuya.

Por parte de QUIP, Jan Strnad expuso la buena práctica llevada a cabo en su país al adaptar su Código Civil a lo dispuesto en la Convención. Strnad además, recalcó la importancia de apoyar a las personas con discapacidad intelectual a través de la Planificación Centrada en la Persona (PCP).

La rondas de exposiciones finalizaron con la intervención de Tamara Jiménez, persona apoyada por la Fundación Tuya, quien habló sobre cómo es el apoyo que precisa para poder tomar sus propias decisiones y la importancia de la metodología de PCP para que este hecho sea posible.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*